Search
And press enter
Sanación Emocional Abril 9, 2019

Despertando al Niño Interno

Siendo muy niños estamos en una fase de sueño profundo donde la realidad se entremezcla con la ficción de nuestras ilusiones. Todo nos asombra, nos llama la atención y nos permitimos descubrir la esencia simple de cada momento.

Navegamos por la sutileza de la ternura, el asombro, el ingenio, la astucia, la inocencia, la valentía y lo nuevo. El medio ambiente que nos rodea nos va alimentando de su energía y cada célula de nuestro cuerpo responde y nuestro subconsciente también. Almacenando en nosotros una respuesta subconsciente en nuestra personalidad para cada estimulo que recibimos de forma repetida en el tiempo. Una respuesta automatizada desde nuestro interior en función de cómo aprendimos a responder debido al entorno físico y emocional de nuestra infancia.

Se nos cuenta una historia que nosotros sin dudar creímos. Una historia del mundo, de las cosas, de las ideas, de nosotros y el universo. Creemos todo….por que…¿Por qué tendrían que habernos mentido o engañado?

Todo es Amor, simplemente una sonrisa, un abrazo, canciones, juegos y hasta el alimento. Todo es amor….hasta que conocemos el miedo. El dolor, el sufrimiento, la ira, el terror, lo que nos escondía la vida tras el muro de la inocencia del no saber. Vemos oscuridad en quienes nos rodean y eso nos va asustando, llenando de miedos y comenzamos poco a poco a temerle a la vida. A sentir rencor, a sentir odio, a sentir envidia, a sentir rechazo y agresividad. Comenzamos a salir, cada uno en su propio tiempo de un verdadero paraíso lleno de inocencia y amor, para ir adentrándonos a un camino lleno de espinas de las cuales algunas se nos clavan hasta en lo más profundo de nuestra alma.

Crecemos y vamos viendo como las historias que nos contaron no eran tan ciertas y decidimos creer otras historias que aunque sabiendo que no son del todo también ciertas, nos acercan más a la felicidad y esa paz que alguna vez sentíamos siendo niños. Optamos por contarnos el cuento que nos deja más tranquilos.

Como si se tratase que el viaje de ser adultos fuera volver a ser niños otra vez. Como si el único trabajo interno fuese volver a sentir la inocencia de nuestros corazones, el latir del asombro frente a la caída de una hoja, el placer de mirar un caracol o una hormiga sin el germen del odio por quererlo matar. Sin el veneno aprendido, sin el odio adquirido.

¿Donde y en que momento dejamos de ser niños? ¿Por que al dejar fluir nuestras emociones sanas e inocentes surge la critica y la represión del entorno?¿Donde se fue la pureza de aquella consciencia siempre en asombro y siempre maravillada del momento?

La respuesta es que esa consciencia sigue viva en nosotros y jamas se ha ido. Se ha ocultado por naturaleza, sin embargo esta allí. Toda tu inocencia esta allí, esperando a ser redescubierta.

La infancia tiene una canción sanadora y esta es el volver a jugar, volver a reír, volver a pintar, volver a cantar y volver a realizar toda acción que realizabas cuando eras niño o niña.

Reconectar con la esencia de tu niño o niña interior sana el presente, por que el presente no es otra cosa que el latido del niño o niña que busca ser sanado, visto, abrazado, comprendido y escuchado. El presente es pureza absoluta. La naturaleza del amor y la paz es el estado de consciencia que conocemos como infancia. Es el estado en el cual todos queremos permanecer.

Y la cultura unicamente nos indica que esas cosas son pavadas, ridiculeces, fruto de la inmadurez de no aceptar la enfermedad de la cultura. ¿Te das cuenta del punto? Renunciamos a lo que nos hace feliz con el argumento de ser aceptados por una cultura que nos quiere muertos en vida.

Sanar emocionalmente al niño y niña interior sana todas nuestras relaciones en el presente, por que reconecta con nuestra fuerza vital original, con la pureza de ser simplemente nosotros mismos.

Despierta a tu niño interno por que ahí reside lo más preciado que tienes en este mundo. Es el origen y esencia de todo lo que buscas fuera de ti, en las cosas materiales , experiencias y diferentes tipos de relaciones.

Te comparto en este post también una meditación guiada de sanación para el niño interno y también un fragmento del audiolibro Manifestación Consciente: Ilusión donde se habla de la fuerza del perdón y la importancia que tiene para la sanación interna.

Si quieres agendar una sesión de terapia de sanación emocional de tu niño interior, puedes escribirme a terapia@benjaminsandoval.info

Buen presente,

Benjamin

1
Hola, ¿en qué puedo ayudarte?
Powered by